REBI SLU

RED DE CALOR DE CUENCA

REBI: RED DE CALOR DE CUENCA

Rebi-Recursos de la Biomasa, la empresa líder en España en diseño, construcción y mantenimiento de redes de calor con biomasa ya ha obtenido todas las licencias oportunas para comenzar a desarrollar su nuevo proyecto en la capital.

La Red de Calor de Cuenca abastecerá de energía térmica procedente de la biomasa a las comunidades de vecinos, edificios públicos e industriales de la ciudad de Cuenca. Se trata de la segunda Red de Calor que Rebi construye en Castilla-La Mancha después de que el district heating de Guadalajara ya está funcionando y ampliando su número de usuarios a una velocidad de vértigo en la nueva campaña de frío.

Rebi ha iniciado la construcción de la mayor infraestructura sostenible de estas características en Cuenca a partir de todo tipo de energías renovables y de alta eficiencia disponibles con la biomasa como base, con la incorporación de geotermia, aerotermia, y solar, contribuyendo a la vez a la mejora del medio ambiente de la ciudad y de la economía local.

La Red tendrá su origen en una central térmica que estará ubicada en la Avenida de la Cruz Roja Española 11, D, al lado del concesionario de vehículos Ford. Desde ahí distribuirá la energía producida por la central a través de agua caliente a 90 grados por los tubos preaislados que recorrerán el subsuelo de la capital. Se trata de un circuito cerrado, que conectará todos los edificios que deseen incorporar esta energía renovable. 

Las calderas de gas y gasóleo de las instalaciones conectadas quedarán en stand-by. La sala de calderas del edificio incorporará un elemento nuevo llamado subestación que se encargará de hacer el trasvase de la energía desde el agua del circuito de la Red al agua del circuito de la comunidad.

Los conquenses que decidan utilizar la energía verde en lugar de su combustible fósil para calentarse, no deberán pagar ninguna derrama ni hacer ningún desembolso inicial puesto que la conexión está bonificada al 100%, con una obra mínima en su sala de calderas, solo pagan por la energía que consumen, igual que ocurre en la Red de Guadalajara. 

La Red tendrá capacidad para conectar entre 7.000 y 8.000 viviendas, además de edificios no residenciales públicos y privados del sector industrial y comercial. La potencia térmica de la Red ascenderá a 28 megavatios, además, incorporará 1 MW de huerto solar térmico. También, contará con una instalación solar fotovoltaica para autoconsumo eléctrico. Un depósito de inercia de 10.000 metros cúbicos asegurará el abastecimiento durante los picos de demanda de energía. 

La principal novedad es la hibridación de 1,2 MW de la energía producida por 4.000 metros cuadrados de campo termosolar de concentración. Esta hibridación es pionera en las Redes de Calor en España: la luz solar enfocada calienta un líquido que pasa por una serie de lentes. Controlar el caudal del líquido permite controlar el nivel de temperatura. Luego, el calor generado se transfiere al uso final dirigiendo el líquido a través de un intercambiador de calor estándar. Se utilizan lentes planas en paneles conectados en serie diseñados para entregar la cantidad necesaria de energía. Igualmente se prevé la recuperación de calor de aguas residuales de la EDAR de Cuenca con bomba de calor.

La producción estimada de la Red supera los 100 GWh que circulará por 25 km de red en constante evolución. Se evitará la emisión a la atmósfera de 25.000 toneladas de CO2 al año. La ciudad de Cuenca conseguirá la reducción de emisiones de la ciudad en pleno casco urbano, sin coste de inversión, además supondrá una oportunidad para regenerar algunos barrios.

La biomasa procederá de, entre otros lugares, los montes municipales. No hay que olvidar que la Red de Calor permite aprovechar todos los programas de ayudas disponibles tanto del gobierno central como regional.

Los usuarios que se conecten a la Red dispondrán de una reducción mínima del 10 por ciento en la factura de la Comunidad de Propietarios en calefacción y agua caliente sanitaria (ACS), o de una estabilidad en el precio frente a la especulación de los combustibles fósiles. Esta, es otra de las ventajas de los clientes de la Red de Calor, que dispondrán de un contador de kWh (kilovatios hora) de última generación en el intercambiador de placas y una facturación de KWh térmicos útiles consumidos. Los vecinos que se conecten a la Red contribuirán a la reducción de las emisiones de CO2, PM 10, NOx y SO2 a la atmósfera en su ciudad.

El nuevo proyecto de Rebi también ofrece grandes ventajas técnicas como el hecho de que los vecinos dejan de almacenar combustible fósil, desparecen ruidos, olores y las descargas desechando cualquier riesgo de explosión o incendio. Al margen de los beneficios más técnicos, no hay que olvidar que la Red genera nuevos puestos de trabajo en torno a 40 directos e indirectos, que revitaliza las zonas rurales cercanas, y que va a suponer una recuperación del calor que desperdician las industrias que se sitúan en la zona de actuación de la Red.

Los vecinos que quieran más información pueden acudir a la oficina que la empresa ha abierto en la calle Antonio Maura, 3 en el Centro Comercial Cuatro Caminos, local 36. La experiencia de Rebi en el esto de municipios donde tiene redes funcionando como Soria, Ólvega, Guadalajara, Aranda de Duero o Valladolid, indica que la implicación de la ciudadanía en el compromiso del cuidado medioambiental es máxima. Y que supone un revulsivo económico, social y cultural que mejora la calidad de vida, utilizando equipos que se sitúan a la vanguardia tecnológica. La empresa desarrolla, además, una labor de información y formación entre los ciudadanos en el uso de energías renovables que ayuda la concienciación social en el marco del cumpliendo de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda Europea 2030.

Rebi comparte el compromiso del gobierno castellano manchego de devolver a los montes la rentabilidad que tuvieron hace decenas de años a través de la Estrategia de Biomasa de Castilla-La Mancha que tiene como uno de sus puntos de anclaje la valorización energética de la biomasa, fundamentalmente para la generación de calor y agua caliente.

La Red de Calor de Cuenca pondrá en valor los recursos naturales como esencia para hacer frente a un problema que comparte gran parte del territorio de Castilla-La Mancha como es la despoblación. Una apuesta clara por las energías renovables que introduce una oportunidad al empleo y la dinamización del medio rural.

Castilla-La Mancha ha dado un paso más en la explotación de los recursos forestales endógenos como es la biomasa, puesto que alberga una amplia superficie forestal que además coincide con los territorios que tienen un grave problema de sangría poblacional. Las Redes de Calor generan actividad económica y empleo como una herramienta para estabilizar la población.


 

La Red tendrá capacidad para conectar entre 7.000 y 8.000 viviendas además de  edificios no residenciales públicos y privados del sector industrial y comercial. La potencia térmica de la Red ascenderá a 29 MW, con una caldera de biomasa de 21 MW y otra de 7 MW, además de un huerto solar térmico de 1MW. También contará con una instalación solar fotovoltaica para autoconsumo eléctrico. Un depósito de inercia de 10.000 metros cúbicos asegurará el abastecimiento durante los picos de demanda de energía.

La principal novedad es la hibridación de 1,2 MW de la energía producida por 4.000 metros cuadrados de campo termosolar de concentración. Esta hibridación es pionera en las Redes de Calor en España: la luz solar enfocada calienta un líquido que pasa por una serie de lentes. Controlar el caudal del líquido permite controlar el nivel de temperatura. Luego, el calor generado se transfiere al uso final dirigiendo el líquido a través de un intercambiador de calor estándar. Se utilizan lentes planas en paneles conectados en serie diseñados para entregar la cantidad necesaria de energía. Igualmente se prevé la recuperación de calor de aguas residuales de la EDAR de Cuenca con bomba de calor.

La producción estimada de la Red alcanzará los 100 GWh que circulará por 25 km de red en constante evolución. Se evitará la emisión a la atmósfera de 25.000 toneladas de CO2 al año. La ciudad de Cuenca conseguirá la reducción de emisiones de la ciudad en pleno casco urbano, sin coste de inversión.

Situación

Consulta información adicional o explora nuestro mapa ( )

NUESTRAS REDES DE CALOR

TOP